martes, 11 de marzo de 2008

:murders

La editorial granadina Gato Negro, especializada en el género negro (valga la redundancia), llega ya a sus cinco años de existencia casi subterránea, y para conmemorarlo sacan a la calle la quinta edición (todo un logro) de su particular bestseller, Murders, de John Moore. La prosa hipnótica y obsesiva del californiano (una especie de Thomas Bernhard del noir, salvando las distancias) nos sumerge desde el principio en un ambiente enrarecido del que ya no podemos despegarnos hasta mucho después de acabar su lectura. Sin desvelar nada relevante de la historia (la mayor gracia del libro radica en los sorprendentes giros argumentales) podemos decir que todo comienza cuando unos viejos compañeros de facultad se reencuentran en su habitual quedada anual en la casa que uno de ellos tiene en un pequeño pueblo costero de Vermont, prácticamente vacío en invierno. Por supuesto, los crímenes comienzan a aflorar pronto, entre los compañeros y entre los particulares habitantes del pueblo, y uno ya sólo puede dejarse llevar hasta el sorprendente final. Por una vez, NADA es lo que parece, pero sin que el autor se saque ningún truco barato de la manga. La estructura es ambiciosa, aunque no especialmente novedosa: cada capítulo es narrado por uno de los protagonistas (incluido el asesino), conformando un puzzle del que poco a poco vamos obteniendo la imagen general.
La distribución a nivel estatal, lamentablemente, no es demasiado buena, pero siempre podéis pedirlo directamente a la editorial. Si os quedan ganas de más John Moore, los mismos felinos han traducido y editado un par más de sus locuras: Versus y El multiplicador, ambas también muy recomendables.