:espantajería

viernes, 20 de enero de 2017

:repaso al 2016: cómics


-->
Y ahora toca repaso a los cómics que más he disfrutado el pasado 2016. Como siempre, pelotón del 10 al 4, más mi top-3 particular e intransferible.
-Hail Satan (2016)/Melancolía (2016) Simon Hanselmann: este año dos (¡2!) tomos con las aventuras de la bruja, el gato, el búho, el hombre lobo, cara moco y demás. Cada vez más amargas (¿o soy yo?) pero igual de certeras. Lo de Hanselmann, ni lo duden, no es flor de un día: su obra, a base de ir acumulando páginas, se está convirtiendo en una clarividente crónica de la vida aquí y ahora.


-Chiisakobee (2016) Minetarô Mochizuki. Con un dibujo tan elegante y esencial que no parece que haya una mano humana detrás, Mochizuki nos ofrece una narración donde cada transición entre viñetas parece un milagro.
-Todos los hijos de puta del mundo (2016) Alberto González Vázquez. Recopilando sus obras en El Mundo Today y Orgullo y satisfacción, así, en un tomo, son el reflejo desopilante de nuestras miserias. O sea, que te ríes mucho y sientes vergüenza, todo junto. Menudo putada.


-Tokyo Zombie (2016) Yusaku Hanakuma. Fantástica edición de esta obra absolutamente impredecible y pionera de lo brut y del dibujo feo-bueno que tanto se estila últimamente por occidente. Acojonante.
-El árabe del futuro 2 (2016) Riad Sattouf. Sigue Sattouf con sus crónicas autobiográficas, con su humor habitual, sutil, que aporta ligereza a una historia que parece ir creciendo sola. Qué ganas de que siga...
-El tercer submundo (2016) Kaz. Más real que la realidad, el submundo de Kaz ya tiene tres tomacos como tres soles. Quien diga que es surrealista no tiene ni idea de qué es la vida: la vida es submundo, solo que sin gags. Por que sí, submundo es lo más gracioso que pueden leer ahora mismo.
--> -Paul en el norte (2016) Michel Rabagliati. Otro que sigue con sus crónicas personales, estas más ficcionadas a través del alter ego de Paul. Para mí es como reencontrarme con un viejo amigo, así que siempre tendrá un hueco en mis listas y en mi agenda.

-->

3. Intrusos (2016) Adrian Tomine. Tengo tantos años que aún recuerdo cuando Tomine era una joven promesa, con sus fanzines autoeditados, cuando no paraban de llamarle el Carver de los cómics... Y bueno, con Carver sí que comparte una característica: da lo mejor de sí mismo en los relatos breves. Y esto es Intrusos: una recopilación de historias cortas donde Tomine, ya un virtuoso, se permite cambios de estilo para aproximarse a cada relato desde la óptica más idónea. Y le sale impecable.

-->

2. Beverly (2016) Nick Drnaso. Por fin, después de seguirlo por la red durante años, los Fulgencios publican un tomo de Drnaso. Una recopilación de relatos breves donde no sobra ni un trazo, ni una línea de diálogo, donde todo está tan reducido a su esencia que casi parece un esquema: el manual de instrucciones del fin de la civilización occidental.

-->

1. Paciencia (2016) Daniel Clowes. Clowes es, sin duda, uno de los dos o tres mejores y más grandes autores de cómic en activo. Así que cada obra suya debería ser recibida y leída como un acontecimiento cultural. Aquí no solo no defrauda las expectativas, sino que nos sale con una de sus obras más grandes, más complejas, más personales. Una filigrana espacio-temporal con una carga emocional arrebatadora. Deja un poco de lado su cinismo habitual (quizás la edad y los achaques...) para abrir su corazón en páginas, viñetas, que ya son historia del cómic.

Me encantaron, pero no están en el top-10...
Aluvión Junji Ito (2016) Junji Ito. No hay otra forma de decirlo: aluvión de obras de este maestro de lo desasosegante. Bienvenidas sean, incluso las primerizas, cuando aún no dibujaba espléndidamente y daba unos pocos bandazos.
La luna al revés (2016) Blutch. A la altura de Bluth hay muy pocos autores en activo. Aquí tira por su vertiente más surreal, con una obra más que notable.
Jamilti y otras historias (2016) Rutu Modan. Bueno bueno. Gran dibujo para unas historias que se partan en todo momento del lugar común.
Last Man (2016) Blak, Sanlaville, Vivès. Sigue la mejor obra de acción europea del momento.
Philémon integral (2016) Fred. Edición como dios manda de un hiperclásico europeo. Ya era hora.
María lloró sobre los pies de Jesús (2016) Chester Brown. Otra vuelta de tuerca en la mente obsesiva de Brown. Absorbente.
Juliette (2016) Camille Jourdy. Ligero y precioso. Vale, parece una película de media tarde, pero alguna lectura agradable tenía que recomendar.
Dibujos secuenciales (2016) Richard McGuire. Otra pequeña (de tamaño) maravilla del maestro McGuire. Hay tanto y tan concentrado, tan variado y tan esencial en este tomo que sería ridículo tratar de explicarlo. Pues eso.
--> Heavy 1986 (2016) Miguel B. Núñez. Fantástica crónica de crecimiento y madurez. Odio la palabra entrañable, así que no la diré.