lunes, 9 de enero de 2017

:repaso al 2016: cine


-->
Repaso cinematográfico del año, como viene siendo habitual por estos lares. Un pelotón de siete, más el top tres.

Anomalisa (2015) Duke Johnson, Charlie Kaufman. Aquí hay cosas que no había visto en cine de animación en mi vida. Kaufman rebaja su discurso y sus pretensiones después de la excesiva Sinécdoque New York en esta historia más pequeña pero perturbadora como siempre, o incluso más que nunca.
Nasty Baby (2015) Sebastián Silva. Es difícil que una película (o una filmografía) donde no se empatiza con ningún personaje, resulte tan cautivadora, casi magnética. A mí me ocurre con el cine de Silva, qué le voy a hacer.


Right Now, Wrong Then (2015) Sang-soo Hong. Otra filigrana del coreano, que sigue erre que erre contando prácticamente la misma película desde hace ya casi veinte años. Pero es una película maravillosa, y esta, para mi gusto, una de las mejores versiones.
The Wailing (2016) Hong-jin Na. Mezcla de géneros: policíaco, humor, suspense, fantasmas, maldiciones, drama familiar, brujería... Todo tiene cabida y todo funciona. Otro milagro coreano.
Esa sensación (2015) Juan Cavestany, Julián Génisson, Pablo Hernando. Al menos dos de las tres historias que incluye este compendio son una maravilla. Como no quiero ser malo no diré la que no me acabó de convencer.


Train to Busan (2016)/Seoul Station (2016) Sang-ho Yeon. Díptico coreano (vaya añito) de películas zombis. Train es la primera película de carne y hueso del director, y vistos los resultados no será la última. Una carrera sin freno de dos horas, pura adrenalina. La segunda, curiosamente, es de animación pero el punto de vista es más adulto, menos para todos los públicos. Más reflexiva, lenta, oscura y nihilista.
--> The Greasy Strangler (2016) Jim Hosking. Lo extraño hecho película, pero sin que se note impostado. Muy divertida y muy física: dan ganas de ducharse al acabar de verla.

Redoble...

-->
3. El ciudadano ilustre (2016) Mariano Cohn, Gastón Duprat. Para mí lo mejor que han hecho este par de directores, con una carrera a sus espaldas más que interesante. La película más divertida que he visto este año, mostrando de frente, sin contemplaciones, sin embellecer en absoluto el discurso, las miserias del género humano.

-->

2. The Handmaiden (2016) Chan-wook Park. Vuelve Park a afilar y afinar su estilo, en una historia que da vueltas sobre sí misma mostrando en cada giro una parte oculta. Elegante, virtuosa, magnética, erótica.

-->

1. The Hateful Eight (2015) Quentin Tarantino: un grand guiñol excesivo en todas sus facetas: duración, violencia, diálogos... Libre como hacía tiempo que no lo era Tarantino, mezclando géneros y referentes a su gusto. Mucho cine hay aquí concentrado.

No están en el top-ten, pero me han gustado una barbaridad:
Green Room (2015) Jeremy Saulnier. El único fallo que le veo es que alcanza un cénit de tensión tan alto hacia la mitad, que el resto se hace un poco cuesta abajo. Pero esos primeros 45 minutos...
The Survivalist (2015) Stephen Fingleton. Sin concesiones ni explicaciones. El mundo se ha ido a la mierda y esto es lo que queda.
The Witch (2015) Robert Eggers. La película de terror de la temporada, supongo. A mí me gustó: evita los sustos y se concentra en la atmósfera y la recreación de una época y unas condiciones terroríficas por sí mismas.
El hijo de Saúl (2015) Lásló Nemes. La vida, efectivamente, no es bella.
Dheepan (2015) Jacques Audiard. Sigue Audiard en forma.
Wiener-Dog (2016) Todd Solondz. Una película pequeña de Solondz, en su cínico estilo habitual.
Elle (2016) Paul Verhoeven. De Verhoeven y Huppert no podía salir nada convencional. Y así ha sido.
Certain Women (2016) Kelly Reichardt. Otra miniatura de mi adorada Reichardt, un tríptico sobre tres mujeres retratadas de forma seca y sin paternalismos.
Hardcore Henry (2015) Ilya Naishuller. Adrenalina en vena.
Tickled (2016) David Farrier, Dylan Reeve. Cosquillas en el cerebro durante hora y media.
La tortue rouge (2016) Michael Dudok de Wit. Maravillosa animación para adultos, una preciosa alegoría sobre... la vida, nada menos.
Hunt for the Wilderpeople (2016) Taika Waititi. Ay, Waititi, lo que en otras manos podría ser un pastelón sin norte (Up), aquí es una delicia.
-->
Toni Erdmann (2016) Maren Ade. Más de dos horas y media de desconcierto, a ver si despertamos. Fantástica.